3 de junio de 2010

Revistiendo una pared

A la hora de decorar generalmente pensamos en pintar las paredes y colocar un cuadro, eso sería pensar de forma clásica. Sin embargo los tiempos nos ofrecen una amplia variedad de opciones para modernizar y darle un aire sofisticado a nuestros espacios.

Hablando sobre las paredes y sus revestimientos, desde los años 70 se solía empapelar la pared con estos papeles tapices súper complicados de poner y que se tornaban amarillentos con los años, sino visiten las casas de sus abuelitas y en algunos casos verán algunos papeles supervivientes.

Una excelente opción, económica y de la que ya hemos hablado antes son los viniles decorativos, que si bien por su económico coste y su fácil forma de remover sin malograr la pared son los más elegidos por la gente moderna.



Para una opción más sofisticada y si tu presupuesto es un poquito más holgado tenemos la oportunidad de tapizar la pared con telas. El mercado ofrece telas hermosas y llenas de colorido, diseños y sobre todo calidad. Duran una eternidad y brindan calor y elegancia al ambiente. ¿Tienes espacios grandes y fríos? Pues tapiza las paredes! Una o todas. La idea es crear ambiente. Para esto tienes que ir a las tiendas donde venden telas finas para este fin, hay tantas que tienen renombre y experiencia en la ciudad que están incursionando ahora en la tapicería de paredes. Podría recomendar entre las principales a “Hilarte”. Ellos mismos tienen profesionales que se encargan de instalar todo y te ofrecen asesoría a la hora de escoger tu diseño.



Otra idea es revestir la pared con ladrillo, piedra laja, piedras volcánicas, etc. Estos elementos pueden crear un ambiente rústico o elegante dependiendo del material que utilices. Si quieres lograr un efecto impactante y fuera de lo común, esta es tu opción. Hay tiendas dedicadas a esto, incluso en las grandes tiendas DiY (Do it yourself/Hágalo Ud. mismo) tipo Sodimac, Ace Home Center, Decorcenter, etc. Todos ellos tienen sectores dedicados a estos recubrimientos, envían el pedido a tu casa e incluso tienen instaladores que pueden hacer el trabajo por ti. Sin embargo, la desventaja de esta opción es que el presupuesto resulta ser más elevado.



La última opción que presentaré es más mediterránea, revestir la pared con azulejos, pepelmas y mosaicos decorativos. Con esto se puede crear un ambiente fresco, moderno, llamativo y es suficiente para decorar la pared, se luce por sí solo. La ventaja es que puedes personalizar tu propio diseño y textura. Dependiendo del tipo de material elegido puedes lograr un efecto u otro, desde algo muy clásico y español hasta algo espacial y psicodélico. Estos se pueden conseguir en tiendas de conocida reputación cómo Cassinelli, que tiene una gama infinita.



Y por último existen tantos materiales, cómo el cuero, la madera, los paneles de yeso creando volumen y texturas. La idea es saber qué es lo que quieres lograr y lanzarte a experimentar.

2 de junio de 2010

Tienes las agallas? Dormitorio negro

Todos consideramos nuestro dormitorio como nuestro espacio íntimo, personal, el lugar donde encontramos la paz y estamos a solas con nosotros mismos. Donde suceden nuestros sueños y donde dejamos atrás el stress después del trabajo y la vida afuera.

A la hora de decorarlo generalmente nos vamos por lo seguro, un espacio de colores claros, porque así dicta la regla para la comodidad y lo fácil que combina con cualquier mobiliario, así como la facilidad para el descanso.



Sin embargo, el color negro al ser neutro provee de descanso para el alma y la vista, a la vez este color es chic y elegante, se adapta a la personalidad femenina y masculina.

Hay muchas formas de describir un dormitorio negro: elegante, chic, gótico, relajante, neutral, inspirador.



Lo primero que necesitas es agallas, luego convertir los muebles que ya tienes en complementos para la adecuada combinación del entorno. Es fácil, puedes pintar los antiguos muebles o si tu presupuesto te lo permite comprar otros modernos o mezclar mobiliario clásico para crear un estilo ecléctico y más elegante. Las lámparas tipo chandelier (tipo candelabros colgantes) son increíbles compañeras para este estilo.

Dale un toque cálido con una alfombra en tonos blancos y negros, o en su defecto en tonos grises.

El color negro con el blanco son el matrimonio perfecto, y el negro no solo es un tono, tiene una amplia gama de grises para combinar, cómo la vida misma.



Si no te gusta todo negro puedes acentuar con almohadas de colores, un cuadro de colores vivos o flores de tu color favorito, para suavizarlo puedes combinarlo con una pared de color claro.

Cómo en todo, es cuestión de atreverse y sentirás que tu dormitorio es una extensión de tu personalidad, que sólo te pertenece a ti y convertir esa habitación en tu propio santuario.

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...