13 de agosto de 2014

Pasteles y más




Los colores Ice Cream son los tonos pastel un poco más saturados.

Este tipo de decoración nace en los años 50 con las famosas Fuentes de Soda.

En la decoración estos tonos siempre generan luz y sensación de paz en el ambiente tratado pero debemos tener cuidado de no saturar todo en estos tonos para no "empalagar" para ésto la solución es mezclarlos con tonos neutros cómo el blanco, beige, gris y cremas.

Hoy la tendencia es usar estos tonos en piezas claves cómo el arte, esculturas en estos tonos, paredes principales y molduras así cómo en el mobiliario. Personalmente me encantan las piezas de Abel Bentin.

Todo siempre en acabado mate porque los tonos son de por sí muy brillantes y reflejan la luz. Podemos también acompañarlos con cojines con colores cálidos un poco más fuertes y usar tapices en neutros claros, NUNCA en tonos oscuros pues acabaría opacando el ambiente en general.

Una idea muy bien recibida es usar pisos damero en blanco y negro para acompañar esta tendencia. Los más usados son los celestes verdosos, frambuesa, verde menta, rosas y amarillos suaves que mezclados entre sí logran bellas combinaciones.

Si bien estos colores tienen un aire infantil también representan la dulzura y la femineidad y logran ambientes llenos de tranquilidad y relax.









Fotos: Internet

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...